CAMINANDO

Mateo 6,7-17

Hoy el evangelio nos pone ante la oración por excelencia, el Padrenuestro. Esta oración es la herencia que nos ha dejado el mismo Jesús en la que nos transmite su propia experiencia de Dios. Siete peticiones: las tres primeras se refieren directamente a Dios, y las cuatro restantes para nosotros.

Por supuesto que no podemos, en estos minutos, ni siquiera hacer un esquema sobre el “Padrenuestro” (el Papa dedicó 9 catequesis el año pasado), pero sí posibilitar una actitud de fe: sentirnos hijos de un Padre bueno que nos mira con amor.

En el centro del Padrenuestro descubrimos una confianza ilimitada en Dios Padre. La gran novedad es la invocación inicial: «¡Padre nuestro!». La imagen de Dios como Abbá es radicalmente nueva y propia de Jesús.

Continuar leyendo “CAMINANDO”

CATEQUESIS DEL PAPA

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! En nuestro itinerario sobre el tema de la oración (7), nos estamos dando cuenta de que Dios nunca quiso tratar con orantes “fáciles”. Y ni siquiera Moisés será un interlocutor “débil”, desde el primer día de su vocación.

Cuando Dios lo llama, Moisés es humanamente “un fracasado”. El libro del Éxodo nos lo representa en la tierra de Madián como un fugitivo. De joven había sentido piedad por su gente y había tomado partido en defensa de los oprimidos. Pero pronto descubre que, a pesar de sus buenos propósitos, de sus manos no brota justicia, si acaso, violencia. He aquí los sueños de gloria que se hacen trizas: Moisés ya no es un funcionario prometedor, destinado a una carrera rápida, sino alguien que se ha jugado las oportunidades, y ahora pastorea un rebaño que ni siquiera es suyo. Y es precisamente en el silencio del desierto de Madián donde Dios convoca a Moisés a la revelación de la zarza ardiente: “Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. Moisés se cubrió el rostro, porque temía ver a Dios” (Éxodo 3,6).

A Dios que habla, que le invita a ocuparse de nuevo del pueblo de Israel, Moisés opone sus temores y sus objeciones: no es digno de esa misión, no conoce el nombre de Dios, no será creído por los israelitas, tiene una lengua que tartamudea… Y así tantas objeciones. La palabra que florece más a menudo de los labios de Moisés, en cada oración que dirige a Dios, es la pregunta “¿por qué?”. ¿Por qué me has enviado? ¿Por qué quieres liberar a este pueblo? En el Pentateuco hay, de hecho, un pasaje dramático en el que Dios reprocha a Moisés su falta de confianza, falta que le impedirá la entrada en la tierra prometida. (cf. Números 20,12).

Continuar leyendo “CATEQUESIS DEL PAPA”

CAMINANDO

Mateo 6,1-6.16-18

. Uno de los peligros que nos ofrece la sociedad moderna es la superficialidad, el Papa lo llama “la mundanidad”. Se vive de ilusión y de fantasía, y muchas veces se pinta la realidad para aparentar lo que no se es. Hemos hecho de la vida una apariencia, y, a veces, por intereses políticos o de otro tipo, damos vuelta a la realidad.

Jesús hoy nos invita a vivir la sinceridad y, a que miremos en lo profundo de nuestro corazón. Lo importante es lo que Dios ve: el interior de cada persona.

. Por eso nos llama a discernir el modo de vivir nuestra práctica religiosa. La limosna, la oración y el ayuno eran los pilares de la religiosidad judía. Y las personas religiosas del tiempo de Jesús habían rodeado estas prácticas de cierta vistosidad, y hasta hipocresía.

Continuar leyendo “CAMINANDO”

CAMINANDO

Mateo  5, 43-48

. ”Habéis oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo”. Es la sexta y última de las antítesis del discurso del monte. Una vez más Jesús rompe con la tradición de los rabinos y va más allá. “Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos”.

. Estamos ante el más alto listón que se le puede presentar a un ser humano. Esta es la utopía evangélica: el amor a todos, tal y como es el amor de “vuestro Padre celestial”.

. La Buena Noticia de Jesús es la de revelarnos la imagen de un Dios bueno, que nos ama, que cuida de todos y de todo lo creado. Esa presencia es la que debe habitar nuestro corazón.

. El gran anhelo de Jesús es que cada uno de nosotros vivamos con el Espíritu del Padre, que es el Espíritu del amor. Dios está dentro de nosotros como esa fuente de amor, que nos hace salir de nosotros mismos para cuidar de los demás. Somos una historia de amor recibido.

Continuar leyendo “CAMINANDO”

CAMINANDO

Mateo  5,38-42

El Evangelio de hoy nos presenta la quinta antítesis del “sermón del monte” que venimos leyendo estos días. En esta antítesis, que trata sobre la ley del Talión, aparece otra novedad del mensaje evangélico: el NO rotundo a la ley del «ojo por ojo, diente por diente».

Hoy, después de habernos presentado las bienaventuranzas, de proponernos ser sal y en luz para quienes nos rodean, y después de habernos indicado que él no venía a abolir la Ley sino a darle plenitud, Jesús nos presenta el mensaje que tendría que cambiar radicalmente nuestras vidas: “Habéis oído que se dijo “Ojo por ojo y diente por diente”.

Nos propone un cambio radical de este principio, porque la violencia solo genera más violencia. Para cambiar de raíz este mal de la violencia, las relaciones con los otros y con Dios, se deben basar en el amor. “Yo os digo: no hagáis frente al que os agravia”.

Continuar leyendo “CAMINANDO”

EL PAPA, EN EL REZO DEL ÁNGELUS

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! Hoy, en Italia y en otros países, se celebra la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, el Corpus Christi. En la segunda lectura de la liturgia de hoy, San Pablo describe la celebración eucarística (cf. 1 Corintios 10, 16-17). Hace énfasis en dos efectos del cáliz compartido y el pan partido: el efecto místico y el efecto comunitario.

En primer lugar, el Apóstol afirma: «¿La copa de bendición que bendecimos, ¿no es acaso comunión con la sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es comunión con el cuerpo de Cristo?» (v. 16). Estas palabras expresan el efecto místico o podemos decir el efecto espiritual de la Eucaristía: se trata de la unión con Cristo, que se ofrece a sí mismo en el pan y el vino para la salvación de todos. Jesús está presente en el sacramento de la Eucaristía para ser nuestro alimento, para ser asimilado y convertirse en nosotros en esa fuerza renovadora que nos devuelve la energía y devuelve el deseo de retomar el camino después de cada pausa o después de cada caída.

Pero esto requiere nuestro asentimiento, nuestra voluntad de dejarnos transformar, nuestra forma de pensar y actuar; de lo contrario las celebraciones eucarísticas en las que participamos se reducen a ritos vacíos y formales. Y muchas veces se va a misa porque se tiene que ir, como un acto social, respetuoso, pero social. El misterio, sin embargo, es otra cosa: es Jesús presente que viene a alimentarnos.

Continuar leyendo “EL PAPA, EN EL REZO DEL ÁNGELUS”

HOMILIA DEL PAPA EN LA FIESTA DEL CORPUS CHRISTI

«Recuerda todo el camino que el Señor, tu Dios, te ha hecho recorrer» (Dt 8,2). Recuerda: la Palabra de Dios comienza hoy con esa invitación de Moisés. Un poco más adelante, Moisés insiste: “No te olvides del Señor, tu Dios” (cf. v. 14). La Sagrada Escritura se nos dio para evitar que nos olvidemos de Dios. ¡Qué importante es acordarnos de esto cuando rezamos! Como nos enseña un salmo, que dice: «Recuerdo las proezas del Señor; sí, recuerdo tus antiguos portentos» (77,12). También las maravillas y prodigios que el Señor ha hecho en nuestras vidas.

Es fundamental recordar el bien recibido: si no hacemos memoria de él nos convertimos en extraños a nosotros mismos, en “transeúntes” de la existencia. Sin memoria nos desarraigamos del terreno que nos sustenta y nos dejamos llevar como hojas por el viento. En cambio, hacer memoria es anudarse con lazos más fuertes, es sentirse parte de una historia, es respirar con un pueblo. La memoria no es algo privado, sino el camino que nos une a Dios y a los demás. Por eso, en la Biblia el recuerdo del Señor se transmite de generación en generación, hay que contarlo de padres a hijos, como dice un hermoso pasaje :«Cuando el día de mañana te pregunte tu hijo: “¿Qué son esos mandatos […] que os mandó el Señor, nuestro Dios?”, responderás a tu hijo: “Éramos esclavos […] ―toda la historia de la esclavitud― y el Señor hizo signos y prodigios grandes […] ante nuestros ojos» (Dt 6,20-22). Tú le darás la memoria a tu hijo.

Continuar leyendo “HOMILIA DEL PAPA EN LA FIESTA DEL CORPUS CHRISTI”

ARTÍCULO DE J.A.PAGOLA

CADA DOMINGO

Para celebrar la eucaristía dominical no basta con seguir las normas prescritas o pronunciar las palabras obligadas. No basta tampoco cantar, santiguarnos o darnos la paz en el momento adecuado. Es muy fácil asistir a misa y no celebrar nada en el corazón; oír las lecturas correspondientes y no escuchar la voz de Dios; comulgar piadosamente sin comulgar con Cristo; darnos la paz sin reconciliarnos con nadie. ¿Cómo vivir la misa del domingo como una experiencia que renueve y fortalezca nuestra fe?

Para empezar, hemos de escuchar con atención y alegría la Palabra de Dios, y en concreto el evangelio de Jesús. Durante la semana hemos visto la televisión, hemos escuchado la radio y hemos leído la prensa. Vivimos aturdidos por toda clase de mensajes, voces, noticias, información y publicidad. Necesitamos escuchar otra voz diferente que nos cure por dentro.

Continuar leyendo “ARTÍCULO DE J.A.PAGOLA”

CAMINANDO

Mateo 5,27-32

. Seguimos escuchando el Sermón del Monte, Jesús invita a sus seguidores a poner en práctica la utopía del amor evangélico como humilde levadura que producirá el cambio. Y lo explica con algunos puntos significativos: hoy los del adulterio y el divorcio.

. Hablando del adulterio, Jesús afirma la plena fidelidad conyugal en el amor. Es inmoral no sólo el adulterio consumado, sino también el deseo, el adulterio del corazón; para Jesús el deseo  equivale a la acción. “El que mira a una mujer casada deseándola, ya ha cometido adulterio con ella en su corazón”. El salto que da Jesús de los hechos consumados a las actitudes es de máxima importancia en la vida espiritual; no basta con evitar una acción mala, hay que evitar la misma actitud interior de la que el acto sale.

Continuar leyendo “CAMINANDO”

CAMINANDO

Mateo 10,7-13

Al hacer memoria de san Bernabé, el evangelio que hoy hemos leído en la eucaristía interrumpe la lectura continua, y nos presenta el relato del envío misionero que Jesús hace a sus apóstoles.

Jesús les ofrece una especie de “manual de instrucciones” básico para desenvolverse en su misión. De las varias recomendaciones, nos fijamos en dos:

1) “Proclamad que el Reino de Dios está cerca”. Es la tarea que les encomienda a los Doce. El mensaje que deben anunciar los enviados es el mismo que anuncia Jesús, el reinado de Dios que irrumpe con el poder de la liberación de todo mal qe afecta a la persona y a la familia humana. Es el anuncio de una presencia: El mundo está habitado por Dios.

2) “No llevéis en el cinturón ni oro ni plata…” Al igual que Jesús, los portadores del mensaje deben adoptar su mismo estilo de vida itinerante y pobre. Ser apóstol es imposible sin un estilo de vida pobre. Tal estilo confiere credibilidad y eficacia el anuncio del mensaje.

Continuar leyendo “CAMINANDO”