CATEQUESIS DEL PAPA

Catequesis 16. La oración de la Iglesia naciente

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! Los primeros pasos de la Iglesia en el mundo estuvieron marcados por la oración. Los escritos apostólicos y la gran narración de los Hechos de los Apóstoles nos devuelven la imagen de una Iglesia en camino, una Iglesia trabajadora, pero que encuentra en las reuniones de oración la base y el impulso para la acción misionera. La imagen de la comunidad primitiva de Jerusalén es punto de referencia para cualquier otra experiencia cristiana. Escribe Lucas en el Libro de los Hechos: «Acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles, a la comunión, a la fracción del pan y a las oraciones» (2,42). La comunidad persevera en la oración.

Encontramos aquí cuatro características esenciales de la vida eclesial: la escucha de la enseñanza de los apóstoles, primero; segundo, la custodia de la comunión recíproca; tercero, la fracción del pan y, cuarto, la oración. Estas nos recuerdan que la existencia de la Iglesia tiene sentido si permanece firmemente unida a Cristo, es decir en la comunidad, en su Palabra, en la Eucaristía y en la oración. Es el modo de unirnos, nosotros, a Cristo.

Continuar leyendo “CATEQUESIS DEL PAPA”

DE CAMINO

Lucas 21.12-19

. Continuando el evangelio de ayer, hoy se presenta la persecución de los discípulos como señal de la plena manifestación del Reino. “Os echarán mano, os perseguirán… por causa de mi nombre”

El evangelista pone en boca de Jesús el anuncio de persecuciones y sufrimientos que sus seguidores ya estaban sufriendo cuando se escribe el evangelio. Los judíos les perseguían por haberse apartado de la tradición de Moisés, y los romanos por no dar culto al emperador.

Los discípulos de Cristo no deben temer la persecución porque Él está con ellos. ”Yo os daré palabras y sabiduría”.

. Si se vive radicalmente el seguimiento de Jesús, tendremos consecuencias frente a una sociedad que pone sus esperanzas en el poder personal, más que en la comunidad y en la fraternidad. Los que quieren construir un mundo al estilo de Jesús, tendrán que sufrir las consecuencias de persecución, de agresiones y de descalificaciones.

. Jesús anima a todos a seguir en la lucha y a mantener el optimismo a pesar de todo. “Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas”. La persecución no es un fracaso para el discípulo, menos todavía una invitación a huír, más bien es una oportunidad   magnífica para dar testimonio: “Esto os dará ocasión para dar testimonio”.

. Este ambiente de confianza absoluta en las promesas de Jesús fue la clave del rápido crecimiento del cristianismo. Cristo promete su presencia para todo aquel que sigue su camino. Nos asegura que no debemos tener miedo y que Él hablará por nosotros.

. Que el escuchar estas palabras nos despierte de nuestros miedos y nos anime a ser constantes en el testimonio. Es cierto que nos sentimos pequeños e impotentes, pero recordemos que Cristo está presente, camina con nosotros y nos dará las palabras necesarias para defender su verdad.

En nuestra oración de hoy, lo más importante es recordar que no estamos solos: “os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro”.

DE CAMINO

Lucas 21,5-11

 . Jesús está en el templo de Jerusalén, “y como algunos hablaban de lo bellamente adornado que estaba, les dijo: llegarán días en que no quedará pìedra sobre piedra que no sea destruída”. Les anuncia la ruina del templo; a pesar de su imponente belleza, orgullo de todo israelita, el templo será arrasado.

. El tema de” los últimos días” domina la liturgia de esta semana, última del año litúrgico, tanto en la primera lectura como en el evangelio. Son textos difíciles de entender, de los que hemos de extraer alguna enseñanza para nuestra vida. He querido fijarme en dos frases: “Mirad que nadie os engañe”, y “no tengáis pánico”.

. El anuncio de la ruina del Templo suscita unas preguntas: “Maestro, ¿cuándo va a ser eso?”, “¿y cuál será la señal de que todo eso está para suceder?”

Continuar leyendo “DE CAMINO”

DE CAMINO

Lucas 21,1-4

El evangelio situa a Jesús junto al cepillo de las ofrendas del Templo de Jerusalén. Ante lo que ve, –“Vio a una viuda pobre que echaba dos monedillas”- dice Jesús: “Esa viuda pobre ha echado más que todos, ha echado todo lo que tenía para vivir”.

La viuda, al dar a Dios “todo lo que tenía para vivir”, está demostrando una confianza total en Él. Esto es lo que quiere resaltar Jesús. Ese es el verdadero culto.

. Este gesto también le sirve para ilustrar otro aspecto más de las relaciones que tienen que surgir en la nueva sociedad inaugurada por el reino. Ya no es lo valioso ni lo grande, la medida con que debe juzgar la nueva sociedad, la comunidad de los seguidores de Jesús, sino el desprendimiento, la generosidad y, sobre todo, la fe de que, entregando todo por el reino, nadie quedará desposeído o desprotegido.

Continuar leyendo “DE CAMINO”

EL PAPA EN EL ÁNGELUS

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! Hoy celebramos la Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del universo, que cierra el año litúrgico, la gran parábola en la que se despliega el misterio de Cristo: todo el año litúrgico. Él es el Alfa y el Omega, el comienzo y el cumplimiento de la historia; y la liturgia de hoy se centra en el “omega”, es decir, en el destino final. El sentido de la historia se comprende teniendo ante nuestros ojos su culminación: el final es también el fin. Y esto es precisamente lo que hace Mateo, en el Evangelio de este domingo (25, 31-46), colocando el discurso de Jesús sobre el juicio universal en el epílogo de su vida terrenal: Él, a quien los hombres están a punto de condenar, es en realidad el juez supremo. En su muerte y resurrección, Jesús se mostrará como el Señor de la historia, el Rey del universo, el Juez de todo. Pero la paradoja cristiana es que el Juez no reviste una realeza temible, sino que es un pastor lleno de mansedumbre y misericordia.

En efecto, Jesús, en esta parábola del juicio final, utiliza la imagen del pastor. Toma las imágenes del profeta Ezequiel, que hablaba de la intervención de Dios en favor del pueblo, contra los malos pastores de Israel (cf. 34, 1-10). Aquellos habían sido crueles, explotadores, prefiriendo alimentarse ellos mismos en lugar del rebaño; por lo tanto, Dios mismo promete cuidar personalmente de su rebaño, defendiéndolo de las injusticias y los abusos. Esta promesa de Dios para su pueblo se cumplió plenamente en Jesucristo, el Pastor, precisamente Él es el Buen Pastor. También Él mismo dice de sí: «Yo soy el buen pastor» (Jn 10, 11.14).

Continuar leyendo “EL PAPA EN EL ÁNGELUS”

ARTÍCULO DE J.A.PAGOLA

LA SORPRESA FINAL

Los cristianos llevamos veinte siglos hablando del amor. Repetimos constantemente que el amor es el criterio último de toda actitud y comportamiento. Afirmamos que desde el amor será pronunciado el juicio definitivo sobre todas las personas, estructuras y realizaciones de los hombres. Sin embargo, con ese lenguaje tan hermoso del amor, podemos estar ocultando con frecuencia el mensaje auténtico de Jesús, mucho más directo, sencillo y concreto.

Es sorprendente observar que Jesús apenas pronuncia en los evangelios la palabra «amor». Tampoco en esta parábola que nos describe la suerte final de los humanos. Al final no se nos juzgará de manera general sobre el amor, sino sobre algo mucho más concreto: ¿qué hemos hecho cuando nos hemos encontrado con alguien que nos necesitaba? ¿Cómo hemos reaccionado ante los problemas y sufrimientos de personas concretas que hemos ido encontrando en nuestro camino?

Lo decisivo en la vida no es lo que decimos o pensamos, lo que creemos o escribimos. No bastan tampoco los sentimientos hermosos ni las protestas estériles. Lo importante es ayudar a quien nos necesita.

Continuar leyendo “ARTÍCULO DE J.A.PAGOLA”

ARTÍCULO DE J.A.PAGOLA

LA SORPRESA FINAL

Los cristianos llevamos veinte siglos hablando del amor. Repetimos constantemente que el amor es el criterio último de toda actitud y comportamiento. Afirmamos que desde el amor será pronunciado el juicio definitivo sobre todas las personas, estructuras y realizaciones de los hombres. Sin embargo, con ese lenguaje tan hermoso del amor, podemos estar ocultando con frecuencia el mensaje auténtico de Jesús, mucho más directo, sencillo y concreto.

Es sorprendente observar que Jesús apenas pronuncia en los evangelios la palabra «amor». Tampoco en esta parábola que nos describe la suerte final de los humanos. Al final no se nos juzgará de manera general sobre el amor, sino sobre algo mucho más concreto: ¿qué hemos hecho cuando nos hemos encontrado con alguien que nos necesitaba? ¿Cómo hemos reaccionado ante los problemas y sufrimientos de personas concretas que hemos ido encontrando en nuestro camino?

Lo decisivo en la vida no es lo que decimos o pensamos, lo que creemos o escribimos. No bastan tampoco los sentimientos hermosos ni las protestas estériles. Lo importante es ayudar a quien nos necesita.

Continuar leyendo “ARTÍCULO DE J.A.PAGOLA”

DE CAMINO

Lucas 19,45-48

¿Qué quiere significar Jesús con este gesto? “Entró en el templo y se puso a echar a los vendedores”. Es la escena de ”la purificación del templo”. San Lucas lo resumen en dos versículos. Sin embargo, San Marcos da más detalles, y sobre todo aporta unas citas que aclaran la acción de Jesús: “Mi casa será casa de oración para todas las naciones” (Is.56,7) y la habéis convertido “en cueva de ladrones” (Jer.7,11).

. A san Lucas le interesa subrayar con este gesto varias cosas:

1. Jesús no es contrario al templo; en el corazón de cada judío está inscrito el Templo como el más importante emblema religioso, por eso Jesús reclama que se utilice para lo que es: “casa de oración”.

2. Con este gesto “profético”, Jesús denuncia lo que había llegado “de ser “casa de Dios”, signo religioso y lugar de encuentro de la comunidad con su Dios, había pasado a ser emblema de opresión y “cueva de ladrones”.

3. Se hace más clara la decisión de las autoridades de eliminar a Jesús. “Los sumos sacerdotes, los escribas y los principales del pueblo buscaban acabar con él”.

. La expulsión de los vendedores tiene un profundo significado porque retoma el verdadero sentido de la relación con Dios y derrumba los mitos y las perversiones en que han caído.

. Hoy podemos preguntarnos si nuestros templos materiales, nuestras iglesias son lugares de encuentro con Dios y con la comunidad de los cristianos, si nos sirven para dar culto, para la enseñanza y la oración.

Y, sobre todo, revisar “el templo” que somos cada uno de nosotros si encontramos a Dios en nosotros mismos. En la catequesis del miércoles, “La Virgen María, mujer de oración”, el Papa la ponía como ejemplo “No hay mejor forma de rezar que ponerse como María en una actitud de apertura, de corazón abierto a Dios: “Señor, lo que Tú quieras, cuando Tú quieras y como Tú quieras”.

DE CAMINO

Lucas 19,41-44

Jesús llora y se lamenta por Jerusalén. Él, como buen judío, ama a la Ciudad Santa, sabe que allí están todos los elementos necesarios para realizar el plan de Dios; pero la realidad es que la ciudad se ha convertido en símbolo de la obstinación y el rechazo a todo lo que tuviera que ver con la voluntad divina y esto le traerá la perdición.

. En la ladera del monte de los Olivos, al otro lado del torrente Cedrón, y frente a la Puerta Hermosa de la ciudad Santa de Jerusalén, existe actualmente una iglesia, llamada “Dominus flevit”, que recuerda este hecho. “Al acercarse a Jerusalén y ver la ciudad, lloró sobre ella”. No es la única vez que Jesús llora en público. Sus lágrimas constituyen un mensaje. Es el llanto por el rechazo del pueblo a la salvación que ofrece la misericordia de Dios. Jesús lamenta la dureza de su corazón. “No reconociste el tiempo de tu visita”. No reconocieron que les había llegado el momento decisivo, que era su gran oportunidad. Rechazaron a su salvador. Esa fue su gran incongruencia: lo tenían delante y no lo veían.

Continuar leyendo “DE CAMINO”