DE CAMINO

Lucas 4,38-44

Jesús sigue en Cafarnaún, junto al lago, en esta población costera, anunciando su mensaje de esperanza, y lo ha confirmado liberando a los pobres y enfermos de los poderes del mal.

En el texto de hoy subrayamos tres cosas: curación de la suegra del apóstol Pedro, sanación de numerosos enfermos, y la actividad itinerante de Jesús.

San Lucas presenta que la suegra de Pedro está enferma y le piden a Jesús que haga algo por ella. Jesús, de pie junto a ella, manda con energía a la fiebre y la fiebre desapareció.

Para Jesús, la persona, hombre o mujer, es el lugar único y definitivo donde debe comenzar a tomar forma la realidad del Reino. Ésta es la actitud de Jesús: ponerse cercano, quitar las enfermedades, restablecer en dignidad.

La sanación de tantos enfermos –“Al ponerse el sol, todos cuantos tenían enfermos con diversas dolencias se los llevaban, y él, imponiendo las manos sobre cada uno, los curaba”- hay que verla desde la perspectiva liberadora del reino de Dios. Los milagros que realizó deben enfocarse desde la liberación integral que el reino de Dios inaugurado por Jesús y presente en su persona, trae para el hombre y mujer a quienes Dios ama.

Continuar leyendo “DE CAMINO”

EL PAPA EN EL ÁNGELUS

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! El pasaje evangélico de hoy (cfr Mt 16, 21-27) está unido al del domingo pasado (cfr Mt 16, 13-20). Después de que Pedro, en nombre también de los otros discípulos, ha profesado la fe en Jesús como Mesías e Hijo de Dios, Jesús mismo empieza a hablar de su pasión. A lo largo del camino hacia Jerusalén, explica abiertamente a sus amigos lo que le espera al final en la ciudad santa: preanuncia su misterio de muerte y de resurrección, de humillación y de gloria. Dice que deberá «sufrir mucho por causa de los ancianos, los jefes de los sacerdotes y los maestros de la ley; que lo matarían y al tercer día resucitaría» (Mt 16, 21). Pero sus palabras no son comprendidas, porque los discípulos tienen una fe todavía inmadura y demasiado unida a la mentalidad de este mundo (cfr Rm 12, 2). Ellos piensan en una victoria demasiado terrena, y por eso no entienden el lenguaje de la cruz.

Frente a la perspectiva de que Jesús pueda fracasar y morir en la cruz, el mismo Pedro se rebela y le dice: «Dios no lo quiera, Señor; no te ocurrirá eso» (v. 22). Cree en Jesús – Pedro es así-, tiene fe, cree en Jesús, cree; le quiere seguir, pero no acepta que su gloria pase a través de la pasión. Para Pedro y los otros discípulos – ¡pero también para nosotros! – la cruz es algo incómodo, la cruz es un “escándalo”, mientras que Jesús considera “escándalo” el huir de la cruz, que sería como eludir la voluntad del Padre, a la misión que Él le ha encomendado para nuestra salvación. Por esto Jesús responde a Pedro: «¡Ponte detrás de mí, Satanás! Eres para mí un obstáculo, porque tus pensamientos no son como los de Dios, sino como los de los hombres» (v. 23). Diez minutos antes, Jesús ha alabado a Pedro, le ha prometido ser la base de su Iglesia, el fundamento; diez minutos después le llama “Satanás”. ¿Cómo se entiende esto? ¡Nos sucede a todos! En los momentos de devoción, de fervor, de buena voluntad, de cercanía al prójimo, miramos a Jesús y vamos adelante; pero en los momentos en los que viene la cruz, huimos. El diablo, Satanás – como dice Jesús a Pedro – nos tienta. Es propio del espíritu malo, es propio del diablo alejarnos de la cruz, de la cruz de Jesús.

Continuar leyendo “EL PAPA EN EL ÁNGELUS”

DE CAMINO

Mateo 13,18,23

Hoy hemos escuchado, de labios de Jesús, el significado de la parábola del sembrador, que proclamábamos el domingo 12 de julio. Pocas veces tenemos una explicación tan clara. Jesús identifica la semilla con el Reino y señala las actitudes que cada persona va asumiendo frente a ella.

Con mucha frecuencia, y sobretodo en la actualidad, nos lamentamos que los “frutos pastorales” son cada vez más escasos (ausencia de jóvenes en nuestras comunidades,  disminución de vocaciones,…); tenemos la sensación de estar perdidos, de no saber muy bien qué hacer o por dónde ir.

La parábola del sembrador es la dramatización de las diferentes actitudes ante el mensaje de Jesús, La “causa del reino de Dios” no es un paseo triunfal, sino que lleva siempre consigo el sufrimiento y la tribulación. El aparente fracaso, el rechazo del mensaje y la hostilidad a sus mensajeros debe fortalecer el compromiso y y el testimonio.

La parábola marca cuatro categorías de personas: escuchar sin entender (al borde del camino), escucha la palabra y la acepta, pero es inconstante (terreno pedregoso), el que escucha,”pero los afanes de la vida y la seducción de las riquezas ahogan la palabra” (entre abrojos), y por fin, el que escucha la palabra y la entiende (tierra buena).

En nuestra realidad, cada persona, podemos tomar diferentes actitudes frente a la Palabra y frente al Reino de Dios, podemos pasar fácilmente de un grupo a otro.

Continuar leyendo “DE CAMINO”

HOMILÍA EN SANTA MARTA

En muchas partes se siente uno de los efectos de esta pandemia: muchas familias necesitadas pasan hambre y, lamentablemente, el grupo de los usureros las “ayuda”. Esta es otra pandemia. La pandemia social: familias de personas que tienen un trabajo diario o, por desgracia, un trabajo en negro, que no pueden trabajar y no tienen para comer… con hijos. Y luego los usureros les quitan lo poco que tienen. Oremos. Recemos por estas familias, por los muchos niños de estas familias, por la dignidad de estas familias y recemos también por los usureros: que el Señor toque sus corazones y se conviertan.

Homilía

La primera lectura continúa la historia que comenzó con la curación del tullido en la puerta del Templo llamada la Hermosa. Los apóstoles fueron llevados ante el sanedrín, luego fueron enviados a prisión, y después un ángel los liberó. Y esa mañana, justo esa mañana, tenían que salir de la prisión para ser juzgados, pero habían sido liberados por el ángel y predicaban en el Templo (cf. Hch 5,17-25). «Entonces [el jefe de la guardia y los alguaciles] condujeron los apóstoles y los presentaron en el sanedrín» (v. 27); fueron a detenerlos en el Templo y los llevaron al sanedrín. Y allí, el sumo sacerdote les reprochó: «Os prohibimos severamente enseñar en ese nombre» (v. 28) —es decir, en el nombre de Jesús— y vosotros «habéis llenado Jerusalén con vuestra enseñanza y pretendéis hacernos culpables de la muerte de ese hombre» (v. 28), porque los apóstoles, Pedro, sobre todo, reprochaba; Pedro y Juan les reprocharon a los jefes, a los sacerdotes, de haber matado a Jesús. Y entonces Pedro respondió junto con los apóstoles: “Hay que obedecer a Dios, nosotros obedecemos a Dios y vosotros sois los culpables de esto” (cf. Hch 5, 29-31). Y acusa, pero con una valentía, con una franqueza, que uno se pregunta: “Pero ¿es éste el Pedro que negó a Jesús? ¿Ese Pedro que tenía tanto miedo, ese Pedro que también era un cobarde? ¿Cómo llegó aquí?”. Y además termina diciendo: «Nosotros somos testigos de estos hechos, como lo es el Espíritu Santo que está con nosotros, que Dios ha dado a los que le obedecen (cf. 32).

Continuar leyendo “HOMILÍA EN SANTA MARTA”

HOMILIA EN SANTA MARTA

Oremos hoy por los hombres y mujeres que tienen vocación política: la política es una alta forma de caridad. Por los partidos políticos de los distintos países, para que en este momento de pandemia busquen juntos el bien del país y no el bien de su propio partido

Homilía

Este hombre, Nicodemo, es un jefe de los judíos, un hombre prestigioso; sintió la necesidad de ir donde Jesús. Fue por la noche, porque tenía que tomar precauciones, ya que los que iban a hablar con Jesús no eran bien vistos (cf. Jn 3,2). Es un fariseo justo, porque no todos los fariseos son malos: no, no; también había fariseos justos. Este es un fariseo justo. Sintió la inquietud, porque es un hombre que había leído a los profetas y sabía que lo que Jesús estaba haciendo había sido anunciado por los profetas. Sintió la inquietud y fue a hablar con Jesús. «Rabbí, sabemos que has venido de Dios como maestro» (v.2): es una confesión, hasta cierto punto. «Porque nadie puede realizar los signos que tú realizas, si Dios no está con él» (v.2). Y se para. Se para antes del “por tanto”. Si digo esto… por tanto

Continuar leyendo “HOMILIA EN SANTA MARTA”

GOTAS…

Mateo 6,7-15

. El evangelio de hoy nos ayuda, de una manera especial, a vivir la oración en este tiempo cuaresmal, a redescubrir la centralidad de la Palabra en nuestra experiencia cristiana.

. Jesús, con una especie de catequesis sobre los modos de oración, enseña a no hablar mucho, (“Cuando recéis, no uséis muchas palabras”), perdonando a los que nos han ofendido, y hacer nuestra oración con la confianza total en el amor de nuestro Padre Celestial.

. Esta oración parte desde la realidad de sentirnos hijos, amados, y así nos ponemos en sus manos y escuchamos su palabra, que, en expresión del profeta Isaías, es como la lluvia y la nieve: requiere tiempo y apertura para dejarse penetrar y poder dar frutos.

Continuar leyendo “GOTAS…”