DE CAMINO

 

Lucas 5,33-39

Jesús ya se ha hecho notar a los escribas y fariseos; de hecho, en el caso presente, no se fijan en lo que anuncia y lo que hace, sino en lo que ven en el grupo de los discípulos. Ellos que son tan escrupulosos y detallistas no entienden el comportamiento de los que van con Jesús. Y le preguntan por qué sus discípulos no ayunan y no hacen oración como lo hacen los discípulos de Juan y de los fariseos.

La escena demuestra, con toda claridad, que los fariseos se han dado cuenta del nuevo talante con que Jesús vive la novedad del Reino. “Los discípulos de Juan ayunan a menudo y oran… en cambio los tuyos, a comer y a beber”.

El mesías ya está en medio del pueblo, y sólo los que lo aceptan como tal celebran esa presencia como un banquete permanente; ésta es la clave para entender las comparaciones que propone Jesús respecto a la novedad de su persona y de su obra.

Continuar leyendo “DE CAMINO”

DE CAMINO

Lucas 5,1-11

Continuamos leyendo los comienzos de la predicación de Jesús. Hoy estamos junto al lago de Genesaret, donde los primeros discípulos trabajaban como pescadores. Es la escena familiar y cotidiana de un grupo de pescadores: lavar las redes, ponerlas a secar, sacar la barca, recoger los peces…

Y llega Jesús,”La gente se agolpaba alrededor de Jesús para oir la Palabra  de Dios”. Desde la barca sIgue su predicación y, al final, asistimos a la escena de la “pesca milagrosa” y de la llamada a los primeros discípulos.

“Rema mar adentro” no es sólo una indicación para buscar zonas de pesca, sino una invitación a un nuevo trabajo. Simón Pedro y sus compañeros estaban estupefactos de que un extraño, no pescador, les pudiera decir dónde pescar cantidad de peces, cuando ellos, pescadores de profesión, habían fracasado.

Continuar leyendo “DE CAMINO”

DE CAMINO

Lucas 4,31-37.

Jesús comienza su camino anunciando la Buena Nueva: “los sábados les enseñaba”. La escena de hoy se desarrolla en la sinagoga de Cafarnaún y distinguimos dos partes: la primera destaca su autoridad. “Se quedaban asombrados de su enseñanza, porque su palabra estaba llena de autoridad”.

La autoridad de Jesús con frecuencia impresionaba, tanto al pueblo como a sus propios discípulos; pero era una autoridad de servicio que traía fe, que daba esperanza, que creaba y expresaba amor.

La segunda parte narra la curación  de un endemoniado, como fruto de esa autoridad, que se demuestra tanto en su enseñanza como en sus obras y milagros.

Hay un enfrentamiento entre Jesús y el espíritu inmundo, que, sin duda, es por las enseñanzas de Jesús ya apuntadas en Nazaret: “La Buena Noticia a los pobres, la libertad a los cautivos, la vista a los ciegos, la liberación de los oprimidos y el año de gracia del Señor”.

El endemoniado grita frente a Jesús: “¡Basta! ¿Qué tenemos que ver nosotros contigo, Jesús Nazareno?” Cristo vino para liberar al hombre del mal en su totalidad, del mal moral -la esclavitud del pecado- y de sus consecuencias en el mal físico: la enfermedad, el hambre, la pobreza, la violencia, y la muerte.

El significado más profundo de la curación del endemoniado es su dimensión liberadora de la persona. “Cállate y sal de él”.

Hoy el Evangelio nos invita a usar nuestra autoridad, la que sea y al nivel que sea, siempre al servicio del bien común y sobre todo de los más necesitados. De los enfermos, de los que sufren, de los que les ha tocado la peor parte, de los que no tienen ninguna autoridad. Eso es hacer Reino de Dios.

1 septiembre 2020

 

 

DE CAMINO

Lucas 4,16-30

Hoy comenzamos la lectura del evangelio de San Luca, el evangelista que presta especial atención a la misericordia de Dios, a la preocupación de Jesús por los pobres, al papel de las mujeres en la vida de Jesús. Es el comienzo de la “vida pública” de Jesús que, desde Nazaret (Galilea) acabará en Jerusalén. Hoy presenta el programa de su misión fijado por el Espíritu con palabras del profeta Isaías: “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado para anunciar el Evangelio a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad, y a los ciegos la vista; para dar libertad a los oprimidos, para anunciar el año de gracia del Señor.”

Es un programa no sólo para Jesús sino para nosotros, sus discípulos, para su Iglesia. Si queremos ser fieles a la llamada que recibimos en el Bautismo, tendremos que confrontarnos con estos criterios. Frente a un mundo desgarrado, sumido en ambiente de desigualdad y desequilibrio, Dios no se queda mirando desde lejos.

Continuar leyendo “DE CAMINO”

ARTÍCULO DE J.A.PAGOLA

ARRIESGAR TODO POR JESÚS

No es fácil asomarse al mundo interior de Jesús, pero en su corazón podemos intuir una doble experiencia: su identificación con los últimos y su confianza total en el Padre. Por una parte sufre con la injusticia, las desgracias y las enfermedades que hacen sufrir a tantos. Por otra confía totalmente en ese Dios Padre que nada quiere más que arrancar de la vida lo que es malo y hace sufrir a sus hijos.

Jesús estaba dispuesto a todo con tal de hacer realidad el deseo de Dios, su Padre: un mundo más justo, digno y dichoso para todos. Y, como es natural, quería encontrar entre sus seguidores la misma actitud. Si seguían sus pasos, debían compartir su pasión por Dios y su disponibilidad total al servicio de su reino. Quería encender en ellos el fuego que llevaba dentro.

Hay frases que lo dicen todo. Las fuentes cristianas han conservado, con pequeñas diferencias, un dicho dirigido por Jesús a sus discípulos: «Si uno quiere salvar su vida, la perderá, pero el que la pierda por mí, la encontrará». Con estas palabras tan paradójicas, Jesús les está invitando a vivir como él: agarrarse ciegamente a la vida puede llevar a perderla; arriesgarla de manera generosa y valiente lleva a salvarla.

Continuar leyendo “ARTÍCULO DE J.A.PAGOLA”

DE CAMINO

Mateo 25,1-13

El punto clave de la parábola de las vírgenes sabias y necias, en el evangelio de hoy, no es tanto la vigilancia como la previsión, la disponibilidad para el reino; y, solamente entonces, lógicamente, vendrá la vigilancia.

Las diez vírgenes, con su lámpara en la mano, salieron al encuentro del novio. Las prudentes, junto con sus lámparas, tomaron aceite en las alcuzas. Nada se improvisa. Es la afirmación que sintetiza la buena noticia del evangelio.

Llamada repetida a estar preparados. Saber esperar, estando dispuestos a dejarnos sorprender.

La parábola es para todo discípulo de Jesús que siempre y a todas horas debe estar en vigilancia. No tiene el sentido apocalíptico de la espera del último día, sino que se centra en la actitud del cristiano que siempre y a todas horas debe estar atento a la venida del Señor y esperándolo.

Continuar leyendo “DE CAMINO”

DE CAMINO

Mt 23,27-32

Concluye el discurso contra la hipocresía de los escribas y fariseos con la sexta y séptima de las imprecaciones de Jesús. Son muy duras sus palabras al compararlos con los “sepulcros  blanqueados”. La apariencia de un mausoleo disimulaba la realidad de su interior que suponía el grado máximo de impureza. Así son los fariseos dice Jesús, por fuera parecen justos, pero por dentro están repletos de hipocresía y crímenes.

La hipocresía no ha desaparecido: todavía la tenemos aquí con nosotros hoy. El encalar y blanquear las tumbas es moda hoy todavía, y desde una corrupción inicialmente individual ha penetrado y se ha extendido en la sociedad misma.

Pasamos por alto y en silencio las injusticias y la explotación, o lo hacemos en términos tan generales que incluso los mismos opresores están de acuerdo con la condena. Cerramos nuestros ojos, y nuestras conciencias se quedan tranquilas, porque pensamos que no participamos ni contribuimos al mal que continúa activo y destructor. Nuestras acciones no están a la altura ni de nuestras palabras ni de nuestra fe.

Los tiempos, las circunstancias, la Palabra del Señor, deben ser nuestros guías para ponernos a construir activamente el Reino de Dios.

26 agosto 2020

 

DE CAMINO

Mt 23,23-26

El evangelio de hoy invita a preguntarnos: ¿Qué le pasa a Jesús? ¿Por qué se pone así?  “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas!”. De la boca de Jesús salen acusaciones durísimas contra ellos; en pocas líneas les llama hipócritas y, hasta dos veces “ciegos”. “¡Fariseos ciegos! ¡Guías ciegos!”

Ciertamente es lo que mejor describe el corazón del hipócrita: no ve y además no sabe “que no ve”. ¿Acaso hay mayor despropósito que estar ciego y querer guiar a los demás?

Hoy hemos escuchado la cuarta y quinta   de las “invectivas” de Jesús contra escribas y fariseos: la primera de ellas se refiera al pago de los diezmos y la segunda a la limpieza ritual. “¡Pagáis el diezmo de la menta, del anís y del comino, y descuidáis lo más grave de la ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad!” “¡Limpìáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro estáis rebosando de robo y desenfreno!”.

Por cumplir minucias (el diezmo de la menta, del anís y del comino) no se puede descuidar lo esencial de la Ley: el respeto debido a toda persona, la atención a los débiles y humildes, y la fidelidad, o sea, las cláusulas fundamentales de la Alianza: amar a Dios y al prójimo.

Continuar leyendo “DE CAMINO”

DE CAMINO

Juan 1,45-51

El evangelio nos muestra la gozosa experiencia que viven los primeros discípulos y cómo lo comunican a los demás. San Juan nos cuenta hoy cómo fue la incorporación del apóstol san Bartolomé o Natanael: Felipe dice a Natanael que han encontrado al Mesías esperado. “Aquel de quien escribieron Moisés en la Ley y los profetas, lo hemos encontrado: Jesús, hijo de José, de Nazaret”.

Natanael, al principio, duda al saber que Jesús es de Nazaret. “¿De Nazaret puede salir algo bueno?” Nazaret era una pequeña aldea en las montañas de Galilea que nunca aparece mencionada en los libros sagrados hasta la existencia de Jesús, un lugar periférico, irrelevante y marginal.

Felipe insistió: «Ven y lo verás». Es entonces cuando ocurre el encuentro entre Jesús y Natanael. “Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: «Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño.»

San Juan, siempre con su tesis de que “los suyos no le recibieron”, recuerda y destaca la presentación hecha por Jesús del discípulo Natanael, para contraponer a la cerrazón de los judíos que se niegan a aceptar la divinidad de Jesús, la fe sencilla del buen israelita, conocedor de la Escritura, y el buen sentido del pueblo creyente sin prejuicios.

Continuar leyendo “DE CAMINO”

ARTÍCULO DE J.A.PAGOLA

ADHESIÓN VIVA A JESUCRISTO

No es fácil intentar responder con sinceridad a la pregunta de Jesús: «¿Quién decís que soy yo?». En realidad, ¿quién es Jesús para nosotros? Su persona nos llega a través de veinte siglos de imágenes, fórmulas, devociones, experiencias, interpretaciones culturales… que van desvelando y velando al mismo tiempo su riqueza insondable.

Pero, además, cada uno de nosotros vamos revistiendo a Jesús de lo que somos nosotros. Y proyectamos en él nuestros deseos, aspiraciones, intereses y limitaciones. Y casi sin darnos cuenta lo empequeñecemos y desfiguramos, incluso cuando tratamos de exaltarlo.

Pero Jesús sigue vivo. Los cristianos no lo hemos podido disecar con nuestra mediocridad. No permite que lo disfracemos. No se deja etiquetar ni reducir a unos ritos, unas fórmulas o unas costumbres.

Jesús siempre desconcierta a quien se acerca a él con postura abierta y sincera. Siempre es distinto de lo que esperábamos. Siempre abre nuevas brechas en nuestra vida, rompe nuestros esquemas y nos atrae a una vida nueva. Cuanto más se le conoce, más sabe uno que todavía está empezando a descubrirlo.

Continuar leyendo “ARTÍCULO DE J.A.PAGOLA”