DE CAMINO

Lucas 8,16-18

. Jesús ha venido a traer un mensaje de salvación, amor y esperanza para todos los hombres. No quiere ocultarlo, no quiere esconderlo. Su deseo es que todos lo lleguen a conocer, que todos sientan la potencia y la energía del amor de Dios, capaz de renovar sus vidas, de abrir nuevos horizontes, de llevarnos a una vida en plenitud.

. Y para explicarlo utiliza la imagen de la lámpara: “Nadie que ha encendido una lámpara la tapa con una vasija, o la mete debajo de la cama, sino que la pone en el candelero para que los que entren vean la luz”.

. Dos apuntes: la Palabra de Jesús, lo que Él anuncia es luz, que lleva esperanza, que da sentido a la vida.

Y segundo: está llamada a ser anunciada, a que ilumine la realidad de todos los hombres.

. La realidad es que el reino de Dios proclamado por Jesús siempre ha tenido dificultad para que brille, siempre ha habido quienes consciente o inconscientemente han querido ocultar ese mensaje.

Pero lo mejor es que la luz sale siempre adelante: “nada oculto que no llegue a saberse”. Siempre hay alguien que toma el candil y lo pone en el candelero para que todos lo vean. Pensemos en las grandes figuras del pasado. Un Francisco de Asís, por ejemplo.

. Pensemos cada uno de nosotros si nuestra vida es una luz que ilumina en estos momentos de oscuridad. Tendremos que iluminar estos momentos, pero no desde resplandores que provoquen ceguera e impidan mirar la realidad y descubrir la presencia de Dios en nuestro mundo.

Todos somos responsables de hacer que la luz del Evangelio siga brillando en nuestro mundo y atrayendo a todos a la vida y a la esperanza. Todos somos responsables de hacer que el candil no quede oculto, sino que brille en el candelero y que todos lo puedan ver.

Tenemos en nuestras manos un tesoro y nuestro esfuerzo principal ha de ser no taparlo sino enseñarlo y mostrarlo al mundo: el amor que Dios ha puesto en nuestros corazones para regalarlo, para vivirlo, para disfrutarlo. Ese es el regalo que Dios nos ha dado. Somos ricos y la única forma de incrementar esa riqueza es compartirla.

. Que este evnagelio cuestione nuestra forma tan tibia de vivir y nos lance a llevar la luz por nuevos caminos para iluminar la oscuridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s