DE CAMINO

Juan 19,25-27

Hoy celebramos la fiesta de Nuestra Señora de los Dolores. Recordamos que María está íntimamente asociada a la misión salvadora y redentora de su hijo Jesús. Ella, que estuvo al pie de la cruz, participó también de su resurrección y, como madre, nos acompaña y nos conduce a cada uno de nosotros en este camino de cruz y resurrección.

Ayer la Cruz nos hablaba de amor, hoy María nos muestra el dolor en el amor. María del dolor, María del silencio, María de la soledad. “Junto a la cruz de Jesús estaba su madre”. La Madre estaba junto a la cruz, y lloraba. Dolor de Madre, dolor de amor, dolor de fracaso.

María es la Madre del Crucificado. Está asociada, por sus dolores, a la muerte del Redentor. La mujer, esclava del Señor por su fe, está junto a su hijo que se hizo obediente “hasta la muerte y muerte de cruz”.

Es que María va a ser, otra vez, Madre. Las palabras de Cristo en la cruz cobran una eficacia real. “Mujer, he ahí a tu hijo”. En el discípulo amado hemos sido constituidos hijos de María

Y desde entonces, María sigue, acompañando a su Hijo en el dolor de todos los hombres y mujeres.

Estos tiempos de la segunda ola de la pandemia ha dejado incertidumbre. Hay muchos hogares que sufren las consecuencias de la pobreza. Hay dolor y angustia. Y María de la Esperanza, comprende este dolor y, mirando en silencio la cruz, puede enseñarnos que hoy, más allá de la cruz y de la muerte, está un Padre Misericordioso que ha resucitado a Jesús y que también a nosotros nos ofrece una vida eterna.

“Luego, dijo al discípulo: Ahí tienes a tu madre”. En el discípulo hemos sido constituidos hijos de María. Como Jesús, hemos de sentir cerca a María en los momentos de dolor. Con ella, queremos ir al encuentro de los que sufren.

Los cristianos hemos de combatir el dolor, luchar contra las causas del dolor. Más aún, los creyentes tenemos que transformar el dolor; saber escuchar, llevar consuelo, infundir esperanza, y, desde nuestra fe, ayudar a las personas sufrientes a vivir con más esperanza.

Con María, Madre Dolorosa, al lado de todos los que sufre en la tarea de sostenerlos con esperanza.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s