DE CAMINO

Mateo 13,31-35

El evangelio nos ofrece hoy dos pequeñas parábolas llenas de sentido y esperanza, (las escuchábamos también el 19 de julio). Jesús quiere explicar a sus discípulos la fuerza y el dinamismo que tiene Reino de Dios que él hace realidad entre nosotros. Lo presenta como algo pequeño, incluso insignificante, pero con una vitalidad extraordinaria.

“El Reino de los cielos se parece a un grano de mostaza…”. Esta parábola es la clave para entender la actuación de Jesús. Siempre empieza por algo muy pequeño, frágil, de apariencia débil, pero con enorme vitalidad dentro, no sólo es una semilla, es la semilla más pequeña.

“El Reino de los cielos se parece a la levadura…” La levadura se usa en poca cantidad, es mezclada y amasada, y desaparece en la masa; pero cumple su función, hace que fermente la masa. Jesús dice que lo importante de la levadura es fermentar la masa.

Los ejemplos del grano de mostaza y de la levadura nos hablan también de nuestra propia responsabilidad: No podemos poner escusa ante la tarea del Reino. Aunque seamos poca cosa, aunque nos parezca que no somos capaces, Jesús muestra la predilección por lo pequeño. De los sencillos y humildes es el Reino de los cielos.

La segunda enseñanza nos muestra que cada una de nuestras acciones es importantísima y que hemos de poner en ello todo el corazón Ningún acto nuestro queda sin respuesta Muchas veces Jesús insistió en esta aportación necesaria de cada uno de los discípulos.

El Reino de Dios necesita para su realización, del trabajo y la acción comprometida de hombres y mujeres. Nuestra vida, nuestro compromiso, nuestras actitudes, que parecen insignificantes, van haciendo posible la realización del Reino.

La levadura es muy pequeña pero tiene que estar presente si no, no habrá fermento de la masa. Tendrá que deshacerse, “perderse” en toda la masa.

Necesitamos dejar actuar a Dios pues Él obra dentro de la masa, en el corazón de la historia y no al margen de las realidades humanas y sociales.  Si la levadura, nosotros, no se mezcla e introduce en las realidades de cada día, en el corazón de nuestro mundo, esta sociedad no fermentará y seguirá sin ser Reino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s