CAMINANDO

Mateo  5,38-42

El Evangelio de hoy nos presenta la quinta antítesis del “sermón del monte” que venimos leyendo estos días. En esta antítesis, que trata sobre la ley del Talión, aparece otra novedad del mensaje evangélico: el NO rotundo a la ley del «ojo por ojo, diente por diente».

Hoy, después de habernos presentado las bienaventuranzas, de proponernos ser sal y en luz para quienes nos rodean, y después de habernos indicado que él no venía a abolir la Ley sino a darle plenitud, Jesús nos presenta el mensaje que tendría que cambiar radicalmente nuestras vidas: “Habéis oído que se dijo “Ojo por ojo y diente por diente”.

Nos propone un cambio radical de este principio, porque la violencia solo genera más violencia. Para cambiar de raíz este mal de la violencia, las relaciones con los otros y con Dios, se deben basar en el amor. “Yo os digo: no hagáis frente al que os agravia”.

Jesús les propone a sus discípulos y seguidores, y nos los sigue proponiendo también hoy a nosotros, «no hacer frente al que os agravia». Es decir, no devolver mal por mal, invita a ir más lejos, a responder al mal con el bien.

. “Jesús invita a amar y a hacer el bien; que es mucho más que ignorar al que nos hizo daño o hacer el esfuerzo para que no se crucen nuestras vidas: es un mandato a una benevolencia activa, desinteresada y extraordinaria con respecto a quienes nos hirieron” (Homilía del Papa, 6 de septiembre de 2019).

La importante tarea que tenemos como seguidores de Jesús es potenciar una actitud de la no violencia en nuestras relaciones de cada día, con pequeños gestos, en los ambientes donde nos movemos. El evangelista lo plantea con sencillez y realismo: «si uno te abofetea en la mejilla… al que quiera ponerte en pleito… al que te requiera para caminar una… a quien te pide prestado» (39-42). Las respuestas nos pueden parecer simples, pero están cargadas del poder que cambiará el mundo.

. “La vara que el Maestro nos propone es alta. Con esta invitación, Jesús quiere clausurar para siempre la práctica tan corriente —de ayer y de hoy— de ser cristianos y vivir bajo la ley del talión. No se puede pensar el futuro, construir una nación, una sociedad sustentada en la “equidad” de la violencia.

 No puedo seguir a Jesús si el orden que promuevo y vivo es el “ojo por ojo, diente por diente”». (Homilía del Papa).

15 junio 2020

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s