El futuro estará en el diálogo entre jóvenes y ancianos

“Considerando y viviendo la vejez como el tiempo del don y el tiempo del diálogo, se contrasta el estereotipo tradicional de los ancianos: enfermo, inválido, dependiente, aislado, asediado por los miedos, dejado de lado, con una identidad débil por la pérdida de un papel social. Al mismo tiempo, se evita centrar la atención general principalmente en los costes y riesgos, haciendo más hincapié en los recursos y el potencial de las personas mayores.

Desgraciadamente, muchas veces se descarta a los jóvenes porque no tienen trabajo, y se descarta a los ancianos con el pretexto de mantener un sistema económico “equilibrado”, en cuyo centro no está la persona humana, sino el dinero. Y está mal. El futuro ―y no es exagerado― estará en el diálogo entre jóvenes y ancianos. Si los abuelos no dialogan con los nietos no habrá futuro. Todos estamos llamados a contrarrestar esta venenosa cultura del descarte. Estamos llamados a construir con tenacidad una sociedad diferente, más acogedora, más humana, más inclusiva, que no tenga que descartar a los débiles de cuerpo y mente, sino una sociedad que mida su “paso” precisamente sobre estas personas.

Del discurso a LA TERCERA EDAD, 16 diciembre 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s