UNA CASA DE ESTUDIO

“El segundo aspecto que identifica al Seminario es el estudio. El estudio es parte de un itinerario destinado a educar una fe viva y una fe consciente, llamada a convertirse en la fe del pastor. En este camino, el estudio es un instrumento privilegiado de conocimiento sapiencial y científico, capaz de asegurar sólidos cimientos a todo el edificio de la formación de los futuros presbíteros. Es también un instrumento de un saber compartido. Me explico. El esfuerzo de estudiar, también en el seminario, es claramente personal, pero no es individual. Compartir las lecciones y el estudio con otros compañeros de seminario es también un modo de entrar a formar parte de un presbiterio. En efecto, sin descuidar las inclinaciones y los talentos personales, al contrario, valorándolos, en el Seminario se estudia juntos para una misión común, y esto da un “sabor” muy especial al aprendizaje de la Sagrada Escritura, de la teología, de la historia, del derecho y de todas las disciplinas. Las diferentes sensibilidades personales se confrontan en el horizonte común de la llamada y de la misión; y esto gracias al servicio de los docentes que, a su vez, enseñan dentro de este mismo horizonte eclesial, libres de toda referencia a sí mismos. Es bonito estudiar así, en este ambiente”.

De la carta del Papa a los seminaristas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s