DE CAMINO

Mt 16,24-28

Hoy Jesús nos pone muy claro el camino a seguir para ser sus discípulos, para llevar una vida cristiana: “Si alguno quiere venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo, tome su cruz y me siga”. Duro programa, especialmente en una sociedad que nos invita a la comodidad, al placer, al menor esfuerzo. para disfrutar de la vida y ser feliz. Estamos tan empapados de esta cultura que muchas actitudes las vemos como normales y las justificamos ingenuamente. En cambio, Cristo habla de renunciar y de tomar la cruz para poder ser felices. ¿Se puede ser feliz siguiendo a Jesús?

Jesús utiliza tres expresiones que son semejantes: Renunciar a sí mismo: es decir, aceptar la forma de pensar y de actuar de Dios, más que la propia de uno mismo. Tomar la cruz: es decir, arriesgarse a sufrir la misma suerte del Maestro, y renunciar a la propia seguridad personal. Seguir a Jesús: es decir, aceptar a Jesús y su Evangelio como guías de nuestra vida, no solamente en teoría sino en la práctica. Continuar leyendo “DE CAMINO”

CATEQUESIS DEL PAPA

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! La pandemia sigue causando heridas profundas, desenmascarando nuestras vulnerabilidades. Son muchos los difuntos, muchisímos los enfermos, en todos los continentes. Muchas personas y muchas familias viven un tiempo de incertidumbre, a causa de los problemas socio-económicos, que afectan especialmente a los más pobres.

Por eso debemos tener bien fija nuestra mirada en Jesús (cfr Hb 12, 2) y con esta fe abrazar la esperanza del Reino de Dios que Jesús mismo nos da (cfr Mc 1,5; Mt 4,17; CCC, 2816). Un Reino de sanación y de salvación que está ya presente en medio de nosotros (cfr Lc 10,11). Un Reino de justicia y de paz que se manifiesta con obras de caridad, que a su vez aumentan la esperanza y refuerzan la fe (cfr 1 Cor 13,13).

En la tradición cristiana, fe, esperanza y caridad son mucho más que sentimientos o actitudes. Son virtudes infundidas en nosotros por la gracia del Espíritu Santo (cfr CCC, 1812-1813): dones que nos sanan y que nos hacen sanadores, dones que nos abren a nuevos horizontes, también mientras navegamos en las difíciles aguas de nuestro tiempo.

Continuar leyendo “CATEQUESIS DEL PAPA”

DE CAMINO

Mateo 15,21-28

El evangelista presenta esta escena de la “mujer cananea” para ilustrar la enseñanza anterior sobre la verdadera pureza del corazón. Se trata de una mujer pagana, por tanto, una mujer excluida e impura, sin ningún derecho, según la mentalidad religiosa judía.

Esta mujer, cuya hija tenía “un demonio muy malo”, se acerca a Jesús para pedir por la salud de su hija. La postura de Jesús desconcierta. Ante los gritos de la mujer: “Ten compasión de mí, Señor, Hijo de David”, Jesús calla. Todos se dan cuenta, todos la miran con compasión y sólo Jesús parece hacerse el desentendido sin hacer caso a los gritos y sufrim9iento de aquella mujer. Lo más grave es la respuesta que da Jesús; primero a sus discípulos diciendo que “ha sido enviado solamente a las ovejas de la casa de Israel”, y después, responde a la mujer que “no está bien tomar el pan a los hijos y echárselos a los perritos”. Estas palabras suenan duras y discriminatorias dirigidas los no-judíos.

Continuar leyendo “DE CAMINO”

DE CAMINO

Mateo 15,1-2.10-14

Hoy el evangelio nos ha presentado un encontronazo más de Jesús con los fariseos, a propósito de la tradición: “¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de nuestros mayores?” A veces Jesús daría la impresión de no tomar en cuenta las tradiciones de su pueblo, pero no pretende ignorarlas, sólo busca combatir el concepto legalista de pureza que discrimina y excluye a los enfermos, los pobres, las mujeres y a los paganos.

Los discípulos no cumplen las normas de pureza legal porque ya habían comenzado a liberarse de leyes que esclavizan y no están al servicio de la vida.

Continuar leyendo “DE CAMINO”

EL PAPA EN EL ÁNGELUS

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! El Evangelio de este domingo nos presenta el milagro de la multiplicación de los panes (cfr Mt 14,13-21). La escena se desarrolla en un lugar desierto, donde Jesús se había retirado con sus discípulos. Pero la gente lo alcanza para escucharlo y hacerse curar: sus palabras y sus gestos sanan y dan esperanza. Al caer el sol, la multitud está todavía allí, y los discípulos, hombres prácticos, invitan a Jesús a despedirse de ellos para que puedan ir a buscar comida. Pero Él responde: «Dadles vosotros de comer» (v. 16). ¡Imaginamos las caras de los discípulos! Jesús sabe bien lo que va a hacer, pero quiere cambiar la actitud de ellos: no decir “despídete, que se las arreglen, que encuentren ellos algo de comer”, no, sino “¿qué nos ofrece la Providencia para compartir?”. Dos actitudes contrarias. Y Jesús quiere llevarles a la segunda actitud, porque la primera propuesta es la propuesta de un hombre práctico, pero no generosa: “despídete, que vayan a encontrar, que se las arreglen”. Jesús piensa de otra manera. Jesús, a través de esta situación, quiere educar a sus amigos de ayer y de hoy en la lógica de Dios. ¿Y cuál es la lógica de Dios que vemos aquí? La lógica del hacerse cargo del otro. La lógica de no lavarse las manos, la lógica de no mirar a otro lado. La lógica del hacerse cargo del otro. El “que se las arreglen” no entra en el vocabulario cristiano.

Continuar leyendo “EL PAPA EN EL ÁNGELUS”

DE CAMINO

Mateo 14,22-36

Este evangelio presenta varias líneas de reflexión; su simbolismo es muy fuete, y nos ofrece varias enseñanzas para nuestra vida. En un primer momento encontramos a Jesús haciendo oración. “Después de despedir a la gente, subió él solo a la montaña a orar”.

Mientras Jesús está en oración, los discípulos se encuentran con viento contrario y su barca, en la oscuridad de la noche, es agitada por las olas “porque tenía viento contrario”.

Aquí, la barca y los discípulos nos llevan a pensar en la Iglesia; una Iglesia agitada por el mar embravecido que representa al mal. Cuando parece ir todo en contra, cuando las olas sacuden a la barca, se presenta Jesús ante sus dsicípulos como el Señor que domina los elementos, infunde paz y confianza con su presencia. Es una manifestación de su identidad profunda.

Continuar leyendo “DE CAMINO”

ARTÍCULO DE J.A.PAGOLA

CREAR FRATERNIDAD

Un proverbio oriental dice que «cuando el dedo del profeta señala la luna, el estúpido se queda mirando el dedo». Algo semejante se podría decir de nosotros cuando nos quedamos exclusivamente en el carácter portentoso de los milagros de Jesús, sin llegar hasta el mensaje que encierran.

Porque Jesús no fue un milagrero dedicado a realizar prodigios propagandísticos. Sus milagros son más bien signos que abren brecha en este mundo de pecado y apuntan ya hacia una realidad nueva, meta final del ser humano.

Concretamente, el milagro de la multiplicación de los panes nos invita a descubrir que el proyecto de Jesús es alimentar a los hombres y reunirlos en una fraternidad real en la que sepan compartir «su pan y su pescado» como hermanos.

Continuar leyendo “ARTÍCULO DE J.A.PAGOLA”

DE CAMINO

Mateo 13,54-58

Jesús regresa a su tierra, Nazaret, y va a la sinagoga a enseñar lo que está anunciando en otros lugares; allí se encuentra con la incomprensión y el rechazo. Lo normal sería que sus  vecinos se alegraran de lo que está haciendo por pueblos y aldeas, sin embargo, sucede todo lo contrario: su imagen de profeta no es compatible con la humildad de su familia ni  con su condición de trabajador. Sus mismos paisanos son incapaces de reconocerlo: “¿No es este el hijo del carpintero?”

Se preguntan: ¿es posible que sus manos encallecidas de trabajador sean ahora instrumentos de Dios para sanar y liberar? Se admiran, preguntan, pero se resisten a responder, porque tropiezan con la humildad y pobreza del carpintero. ¡Cómo se va a revelar Dios con sus signos y prodigios en iun pobre como Jesús, a quien sus paisanos conocen bien!

Ellos esperarían un Mesías victorioso y poderoso, en cambio la persona de Jesús es en todo igual a cualquier hijo de vecino, lo conocen desde pequeño, recordarán episodios de su infancia y habla como ellos.

Continuar leyendo “DE CAMINO”

DE CAMINO

Mateo 13,47-53

Esta parábola, la última presentada por Mateo, insiste en el desenlace del reinado, como nos enseñó la parábola de la cizaña: el fuego acabará con la cizaña y con los peces malos.

Jesús no dudó  en utilizar esta imagen que formaba parte de su cultura. Del mismo modo que cuando los pescadores llegan a la orilla y separan la buena pesca de lo que no sirve,  eso mismo pasa en la vida. No intenta amenazar ni infundir miedo, sino resaltar lo extraordinariamente importante que es el don que se ofrece y lo decisivo de la respuesta de la persona.

El evangelista sabe que hay gente en su comunidad que no vive de acuerdo con los valores del evangelio, que no mantiene esa experiencia de haber descubierto un tesoro o una perla. ¿Qué ocurrirá con ellos? La respuesta es muy dura («a los malos los echarán al horno de fuego»). Respuesta que hay que completarla con la última parábola del evangelio de Mateo, la del Juicio final (Mt 25,31-46), donde queda claro cuáles son los peces buenos y cuáles los malos.

Los buenos son quienes, sabiéndolo o no, dan de comer al hambriento, de beber al sediento, visten al desnudo, hospedan al que no tiene techo… Los que ayudan al necesitado, aunque ni siquiera intuyan que dentro de ellos está el mismo Jesús.

Continuar leyendo “DE CAMINO”

DE CAMINO

Juan 11,19-27

Hoy la liturgia nos presenta a esta mujer de Betania, Santa Marta, en cuya casa Jesús había encontrado un lugar de descanso. Dice el evangelista. “Jesús era amigo de Marta, de su hermana y de Lázaro”. Familia privilegiada que se ha encontrado con Jesús, a quien ha recibido en su casa, y que goza de su familiaridad.

Marta siempre aparece en evangelio en esta actitud de apertura y hospitalidad, pero hoy San Juan nos narra el episodio que refleja el grado de confianza y de amistad que había entre Jesús y esta familia.

Continuar leyendo “DE CAMINO”